¿CUÁLES SE PUEDEN CONSIDERAR LOS AUTORES MÁS IMPORTANTES DE LA PSICOLOGÍA ECONÓMICA?

Sin afirmar que son los más importantes, hay que reconocer que, desde luego,  los más conocidos son:

  • Daniel Khaneman y Amos Tversky, con sus aportaciones sobre los dobles sistemas de pensamiento (racional vs. irracional) y que el comportamiento humano está marcado por los sesgos derivados del uso de heurísticos en nuestro razonamiento.
  • Richard Thaler y Cass Sunstein, que divulgaron el concepto de “Nudge” o “pequeño empujón” como el impulso que necesitamos las personas para mejorar nuestras decisiones sobre salud, economía, etc.
  • Dan Ariely, que, entre otras investigaciones, propone que la conducta humana se debate entre la motivación de considerarse honesto y la antágonica de aprovecharse del engaño.

Además de estas conocidas y, sin duda, fundamentales contribuciones, otros psicólogos, como George Katona, se pueden considerar también como uno de los fundadores de la psicología económica. También, aunque resulta menos conocido, hay que señalar que el Premio Nobel de Economía de 1978, se otorgó al catedrático de psicología de la Universidad de Carnagie Mellon, Herbert Simon. Una de sus principales aportaciones se relaciona con haber valorado analíticamente la psicología del comportamiento individual y colectivo en las organizaciones, lo que antecede a las investigaciones del propio Kahneman y otros.

Más allá de la identificación de la psicología económica con la conducta del consumidor, se observa que las contribuciones de la psicología en el conocimiento económico han sido, y son, muy importantes y relevantes, tal y como señalaba hace más de 20 años, Ismael Quintanilla. Este profesor puede considerarse uno de los psicológos españoles que más ha contribuido a la investigación, divulgación y enseñanza de la Psicología Económica.

Finalmente, como contrapunto a la proliferación del uso de sesgos, puede resultar interesante conocer el trabajo del crítico Gerd Gigerenzer, experto en psicología del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.