PSICOLOGÍA ECONÓMICA: SESGOS, HEURÍSTICOS Y “EMPUJONES” EN LA TOMA DE DECISIONES BAJO INCERTIDUMBRE.

por ADRIÁN NAVALÓN LÓPEZ DE LA RICA

La psicología económica es una disciplina que, basada en investigaciones y teorías psicológicas, divulgan, enseñan y aplican, mayoritariamente, economistas.

¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA ECONÓMICA?

Etimológicamente, el vocablo “economía” tiene su origen en el griego y significa “administración de una casa o familia”.

De forma muy breve, se puede definir la economía como una ciencia social que estudia la forma de administrar los recursos disponibles (escasos y limitados) para satisfacer las necesidades humanas (prácticamente ilimitadas). Además, también estudia el comportamiento y las acciones de los seres humanos en todas las fases relacionadas con el proceso de extracción, producción, distribución, adquisición y uso de bienes y servicios.

Por su parte, la economía conductual o psicología económica, sería el estudio de cómo los factores psicológicos, sociales o cognitivos afectan las decisiones económicas de los individuos, los grupos y las organizaciones.

Así, el ámbito de la psicología económica sería el de aplicación de la psicología a la conducta económica, en las áreas de intersección entre la psicología y la economía.

Según abandera la psicología económica, el comportamiento humano está marcado por los sesgos derivados del uso de heurísticos en nuestro razonamiento.  Para cambiar, adecuar y mejorar dicho comportamiento, éste puede orientarse en la dirección correcta mediante los denominados “empujones” (nudge en inglés).

La teoría del empujón es un concepto utilizado en la economía de la conducta.  Propone formas de influir en las elecciones y comportamientos de las personas a través de cambios sutiles en el entorno  en el que se toman las decisiones.

Una respuesta a «PSICOLOGÍA ECONÓMICA: SESGOS, HEURÍSTICOS Y “EMPUJONES” EN LA TOMA DE DECISIONES BAJO INCERTIDUMBRE.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.