PSICOLOGÍA Y ECONOMÍA: EL CONJUNTO ES MÁS QUE LA SUMA DE LAS PARTES.

foto: jessica-wong-ncikHxJM3jo-unsplash

https://observatorioeconomiaconducta.org/la-economia-de-la-conducta-como-integradora-de-las-ciencias-sociales/

La psicología, la economía; la tierra, el mar, hay muchos binomios en los que cada una de las partes son muy importantes, pero conjuntamente son aún más que por separado.

La Psicología Económica o la Economía Conductual, es una disciplina que surge de la intersección entre la psicología, la psicología social, la economía y otras ciencias sociales con el objetivo de entender e influir positiva y adecuadamente en el comportamiento de las personas, en el ámbito individual, grupal, organizacional y social.

Para ello es necesario, aunque puede que no sea suficiente que:

  • Los profesionales de la economía conductual o psicología económica, conozcan y estén familiarizados con los procesos psicológicos que intervienen en la toma de decisiones y posean formación y conocimientos económicos y financieros.
  • Las investigaciones psicológicas, basadas en el método científico, se complementan con los experimentos conductuales.

Apoyándose en estos conocimientos, experiencias e investigaciones se podrá realizar un adecuado diagnóstico de situaciones y abordar el diseño, desarrollo e implementación de intervenciones adecuadas para la resolución de problemas distintos a los relacionados con la salud mental de las personas.

Además, hay que tener muy en cuenta que en las intervenciones conductuales, es muy conveniente contemplar, el papel de otras variables como “personalidad y diferencias individuales”.

Independientemente de que nuestra formación académica sea económica, psicológica o cualquier otra, profundizar en los conocimientos de la Psicología Económica o la Economía de la Conducta, nos ayudará a entender e influir en el comportamiento de las personas, de forma que éste beneficie a los propios individuos y a la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.